-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
DECLARACIÓN
Esta Asociación, creada en el año 1979 como una muestra de tenaz optimismo hacia el retorno de la democracia en tiempos muy difíciles, nuclea actualmente a buena parte de los profesores de Derecho Constitucional del país.
Ha sobrevivido en medio de los avatares institucionales porque se ha caracterizado por estar abierta a todos quienes ejercen la docencia universitaria en dicha asignatura o en asignaturas afines, sin distingos ni tamices de ninguna índole. Por ello ha sido, a lo largo de su historia, muy prudente en lo referente a sus pronunciamientos públicos, manifestándose sólo cuando ha considerado necesario esclarecer a la opinión sobre algún tema referente a su especialidad científica y/o cuando ha considerado necesario exhortar a los poderes públicos al fiel cumplimiento de su Constitución. 
En ese marco consideramos que la disputa entre los poderes del Estado en referencia a los temas judiciales, especialmente cuando se  intenta auscultar la actual idoneidad de un ministro de la Corte Suprema de Justicia o instalar el estado de sospecha sobre la conducta de sus miembros, no contribuye en modo alguno a mejorar la calidad institucional. Anhelamos que los tres órganos del Estado (Legislativo, Ejecutivo y Judicial) contribuyan al sostenimiento del Estado de Derecho en la Argentina:  el Poder Legislativo cumpliendo su rol de control con plena autonomía funcional, cualquiera sea el funcionario involucrado y cualquiera el poder investigado (Ejecutivo o Judicial); el Poder Ejecutivo sujetando su accionar a la Constitución y a la ley y el Poder Judicial, en especial la Corte Suprema de Justicia, ejerciendo con probidad su labor, con la totalidad de sus miembros legales y a jornada completa.
Elementales razones de prudencia aconsejan que todo cambio que se intente sobre la estructura de la Corte Suprema de Justicia, en especial sobre la subsistencia de sus actuales miembros, la cobertura de las vacantes y la eventual modificación del número de sus componentes, deba ser producto de un profundo consenso social y político expresado a partir de la voluntad popular manifestada en las próximas y muy cercanas elecciones.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------